Olvido de prosa en brevísima reflexión filosófica

 

De momento aquí seguimos,

no muy cálidos, pero aún tampoco fríos.

Sirviendo a personas de moral dudosa,

e intentando esquivar una vida tediosa.

Ahora nacerá un nuevo color blanco,

también nuevas luces

un consumo de espanto.

Hidrocarburos en el aire,

estrés colectivo, alfabetizado y en braille.

Tanta preocupación por si el reloj está en hora…

y el momento presente a disfrutar, nadie lo explora.

Sentir que tu vida no te pertenece,

mientas los grandes monstruos siguen bailando claqué

encima de tu mesa del desayuno.

Y sin embargo la clave está

en que no haya temor alguno.

Seguimos siendo actores de un corto,

fingiendo un estado de humano docto.

Escalando a una cima ilusoria,

repleta de reconocimiento y gloria.

Sentir asco y repelencia,

preferir actuar en serie B y con poca audiencia.

Y es que la barbarie es tal,

que genera epidemia de infarto cerebral.

En qué se ha convertido hoy el tiempo,

que nos genera enfermedad y aturdimiento.

Y aunque sabemos que es un invento

algunos se embadurnan de falso ungüento.

Recordemos de niños cuál era la sorpresa,

al observar cómo una verde planta salía de una lenteja

Olfato, gusto, vista, oído y tacto,

aprendimos bien los nombres, desaprendimos su encanto.

Dónde quedará la motivación,

la elección personal, la interna observación.

El disfrute de si el hoy es cálido o frío,

el asombro del blanco que cae del cielo umbrío.

 

Imagen

Anuncios

Cinco años

DSCN5025

Quisiera no tener que ahogarte.

Poder soportar pasar mil horas frente al transistor sin odiarte.

Hay fango que crece tras tus entrañas,

Y un veneno letal que fluye si te engañas.

No te escondas en la habitación,

voy a grabar en el cielo mi adicción.

Son seis horas de banalidad,

las que crean un campo de abundante afinidad.

Se abrirá, no habrá ley, no habrá mandato

y un astro implosionará.

Un agujero negro y atracción.

Dos materias que  interrumpen un silencio aterrador.

Has de confesar que espacio y tiempo forman la más ruín grandeza.

Y si temes y sacas toda tu fuerza,

un sueño se expandirá a través de dos mundos,

entonces llegará el día en que amanecerán juntos.

Si te escondes olvidas como salir,

sigo siendo tu sombra,

no sabes dónde ir.