De tomas y firinguillos…

A veces me vestía igual que tú… A pesar de tus gritos y quejas.

Muestra pequeña de lo cerca que siempre me sentí. Cerca de tu Ser, infante sin ego. No sé cómo andabas… andabas raro. Parecía que te ibas a caer cada 3 pasos. Te caías, pero te levantabas así como sin prejuicio.

Todo lo que te rodeaba era júbilo y paz. Hacías lo que querías y 6 ojos te observaban. Segundo ser para ellos, primer Ser para mí. Y tan unido a mí…

Lo que fuere, me alegro de la cercanía. Me alegro de que fueses tú. Andando sin rumbo alguno, pero andando. Siguiendo tu búsqueda, ya fuese asustar palomas, tocar el tambor sobre un radiador o acercarte demasiado al agua.. Qué lindo eras como infante. Qué lindo eres como adulto.Qué lindas tus palabras sin sentido, tu “firinguillo”. Tus ruidos inexplicables…

Me tenías y me tienes enamorada.

 

Imagen

 

Anuncios