Eterno retorno

Un cielo blanco oscuro envuelve la ciudad.

Incertidumbre del mañana, incertidumbre del ayer.

El hoy, el ahora, sintiendo un poco más quién es, sabiendo un poco menos de todo.

Sigue tumbado en su cama mientras el fuego se apaga.

Su compañera, la soledad, ardiente a su lado.

El color de las brasas, el color de su pecho, de su espalda.

Un corsé incandescente, sin protección.

Negro, nulo y a la vez vivo, emanando energía.

fullsizerenderVolcanes… ya ha pasado tanto de aquél indecible…

— El tiempo sigue sin existir —

No nace, no muere, no finge, no vive.

¿Perder la razón?

Libertad, gozo, tristeza, locura, miedo, alegría, dolor, coraje, pena… y todo cobra un sentido, todo es real, aunque le queme.

—Tampoco existe la razón—

El eterno retorno. Comienzo y fin nunca fueron opuestos.

— Los opuestos, tampoco —

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s